Gonzalo Gómez Betancourt

Ph.D.

Son pocas las personas que están pensando en los empresarios, cuando somos nosotros a quienes en momentos de crisis, nos toca tomar las decisiones más relevantes. Si paramos la operación para evitar el aumento de la pandemia, debemos iniciar un plan de contingencia ya, que evite una quiebra inminente de las organizaciones.

Por estos días en los que el bombardeo de noticias y comentarios sobre el Covi-19 termina siendo abrumador, mucha gente expresa que los empresarios son unos capitalistas salvajes que no están dispuestos a parar su operación, que van a despedir empleados, reducir salarios y demás comentarios desobligantes.

A todas estas personas se les olvida que un empresario de alimentos necesita seguir produciendo para que no haya desabastecimiento, al igual que las compañías farmacéuticas o de producción de implementos quirúrgicos, de aseo, de uniformes entre muchas otras. Si todos nos aislamos, ¿cómo van a llegar los alimentos al centro de acopio?, ¿cómo vamos a contar con los servicios públicos, agua, energía, gas? o ¿Cómo vamos a comprar las medicinas a la droguería si no las hay?  Lo que tenemos que hacer es que apoyarnos en vez de insultarnos.

Voy a compartir algunas estrategias como empresario para otros empresarios.

Estas para compañías que optaron por el aislamiento y no tienen ingresos:

  • Utilicemos la reserva legal obligatoria. En la normativa legal, toda sociedad comercial debe contar con un fondo o ahorro, que equivale al 10% de las utilidades netas anuales. Esta norma está diseñada para situaciones coyunturales, ajenas a la gestión, como la que actualmente estamos viviendo. Así que si su negocio no ofrece productos o servicios de primera necesidad, el aislamiento si debe ser una opción, porque prima el criterio de defender la vida por encima de lo económico.

  • Asumamos la situación como un aprendizaje para la organización.  Aprovechemos el tiempo para cuestionarnos sobre lo que podemos aprender, que procesos de innovación podemos hacer, especialmente en el campo de la tecnología para seguir prestándole un servicio a nuestros clientes, sin que exista el contacto físico y seguro van a aparecer opciones, conferencias, clases, talleres virtuales. No dejemos de invertir en tecnologías que además nos proporcionen algunos ingresos en este periodo coyuntural.

  • Minimicemos las pérdidas. Sin pasar por encima de las personas, pensemos en la opción de que el mayor número de empleados tomen vacaciones en este momento. Se trata de que todos colaboremos sin resistirnos a la costumbre de hacerlo a mediados de año o en diciembre. Muy seguramente estamos anticipando las vacaciones, porque muchos acaban de disfrutarlas, sin embargo, estamos protegiendo a las personas y con el paso de los días se irán acomodando a la situación.

  • Recortar gastos. En especial todos aquellos gastos que no son prioritarios, como compras de papelería, gastos de representación, entre otros. Importante seleccionar bien el tipo de recortes, por ejemplo, no podemos hacer recortes en nuestra junta directiva, ahora más que nunca como propietarios o directivos, necesitamos que ellos nos ayuden a pensar, no podemos estar supeditados al pensamiento de una sola persona, lo ideal es el consenso de varias personas.

  • Reducir Salarios. Dependiendo del tiempo del aislamiento, debemos tener en mente esta posibilidad de reducir nuestros honorarios a un porcentaje que le permita a la compañía no morir. Es tratar de aguantar, para no irnos a la quiebra.

  • Reducción de personal de alto rango. La última opción, pero que de igual manera tenemos que considerarla porque no sabemos cuánto dure la contingencia es que si hay que salir del personal, hagámoslo de las personas de más alto nivel, no de las de menores ingresos, pues sabemos que éstas tienen ahorros, inversiones, otros recursos que les permitirán superarlo. Una vez se normalice la situación, seguro podremos volver a contar con ellas.

Seleccionemos el personal que puede hacer teletrabajo y el que no. Seguro que toda la parte administrativa lo podrá hacer. Para aquellas empresas que deben tener la planta producción funcionando, extrememos las medidas de precaución hacia las personas, suministremos una capacitación para que practiquen el aislamiento social, además de protegerlos con mascarillas y guantes, reacomodar las plantas para que trabajen a un metro y medio de distancia, evitar a toda costa que haya aglomeraciones de personal, si se tiene la posibilidad de hacer pruebas y las personas que tienen síntomas mandarlos de inmediato a la casa. Teniendo en cuenta que hay mucha gente, especialmente joven, que puede tener el virus y éste no se manifiesta pero si contagia, siempre es bueno monitorear sobre sus actividades, viajes y entorno.

Como conclusión, el aislamiento obligatorio es la única medida que tiene justificación al día de hoy y nosotros los empresarios debemos acogernos a esta medida. Como en épocas de guerra, algunos tenemos que irnos a la casa y esperar a que pase la situación tomando las medidas de cerrar temporalmente la empresa o trabajar desde casa, otros, tienen que seguir fabricando aviones o armas. En este caso del Covi 19, son alimentos, medicamentos, servicios públicos y lo más importante, servicios de salud.

Sabemos que no son claras aún las anunciadas medidas económicas gubernamentales, especialmente en el tema de impuestos, porque necesitamos contar con facilidades de pago, ante la ausencia de ingresos, no vamos a poder pagar endeudamientos. Necesitamos medidas de protección por parte del gobierno, no medidas sancionatorias.

Todos estamos asustados, pero si logramos este equilibrio, entre quienes se aíslan y quienes saben que deben continuar produciendo por el bien de todos, si contamos con apoyo estatal efectivo, en algún momento podremos salir adelante todos juntos, de esta dura prueba que nos puso la historia.

A continuación 10 medidas para el aislamiento (Tomado familybusiness.org)

  • Maneje la caja que tiene todo lo que pueda, piense que le dure 90 días sin ingresos.

  • Retrase compras grandes.

  • Corte gastos de marketing tradicionales, la gente está preocupada por otras cosas.

  • Determine quien es su personal clave y critico.

  • Determine nuevos productos y servicios para la coyuntura actual basados en su conocimiento y experiencia.

  • Corte todos los gastos innecesarios en equipo.

  • Planee por periodos mayores a lo que cree va a durar el problema.

  • Contacte a los entes del gobierno que están ayudando a las empresas y pida las ayudas, ya.

  • Contacte a los entes del gobierno que están ayudando a las empresas y pida las ayudas, ya.

  • Siga planeando y recemos para que acabe pronto esto.